Nuestra escuela está afiliada a COEPDI, incluyendo un completo seguro médico con MAPFRE. La licencia anual incluye este seguro y es obligatoria para poder entrenar.

31/7/21

La importancia de ser buena persona para llegar a armonizar en Hapkido por Alberto Jiménez

La gente infravalora el hecho de ser buena pesona en el Hapkido, de entrenar el solo tener emociones positivas y favorables. Se habla mucho de la bondad del artista marcial, pero el mundo de las artes marciales está lleno de rencores, odios, envidias y demás. Un gran maestro me dijo una frase que recordaré toda la vida "solo puedes aplicar Hapkido si eres feliz". Quizá en otros artes marciales no sea tan importante, pero la armonización con el todo es vital en Hapkido, y una persona que no es feliz y no tiene bondad con todo lo que rodea a su vida no es una persona armónica, y sin esa armonía tanto externa como interna hay a ciertos niveles que no es posible llegar en Hapkido. Para desarrollar el ki por ejemplo se necesitan ejercicios de respiración y ejercicios de meditación, solo un cuerpo en un estado armonioso conseguirá llegar a desarrollarlo y ponerlo en práctica en su Hapkido, y una buena persona siempre le será más fácil que una persona con emociones negativas, las cuales le impedirán llegar a ciertos niveles. Cualquier persona que haya hecho Hapkido un día que haya tenido estrés, que haya tenido un problema ya de por si, habrá notado que nada fluye igual, que se es más torpe, al contrario el día que uno está feliz y solo se tiene que dejar llevar el Hapkido es automáticamente mejor.
Puedo decir que soy mejor persona desde que hago Hapkido, hace no tantos años era una persona que me alteraba con facilidad, tenía rabia dentro aun teniendo una buena vida (la rabia puede venir de tantos motivos, que hay que llevar cuidado), pero el Hapkido me ha ayudado a canalizar cualquier energía negativa, y buscar ser mejor persona, buscar que mis emociones sean mejores, porque el camino de las artes marciales, cierto nivel solo puede ser parte de uno con una armonía emocional total de los sentimientos. Puede ser que para muchos estas palabras sean simples tonterías, pero yo lo tengo clarísimo, y siempre intento entrenar para ser un buen Hapkidoista, el ser mejor persona en cada aspecto de mi vida.