Nuestra escuela está afiliada a COEPDI, incluyendo un completo seguro médico con MAPFRE. La licencia anual incluye este seguro y es obligatoria para poder entrenar.

18/3/09

ENTREVISTA AL ALUMNO GABRIEL AMIGO

A continuación os ofrecemos una entrevista a uno de nuestros alumnos mas veteranos y voluntariosos.



1) ¿Puedes comentarnos como fueron tus inicios en el Hapkido?
Llegué al Hapkido en un momento en que casi no había cinturones blancos; quería probar algo y no sabía qué; probé y me gustó aunque al principio fue duro ya que no había cinturones bajos y partiendo de cero tuve que adaptarme muy rápido al nivel.

2)¿Qué fue lo que encontraste en el Hapkido que te gustó y te animó para continuar su práctica?
Respeto, compañerismo y un lugar en el que a pesar de las limitaciones con esfuerzo y paciencia se van consiguiendo las metas.
3)A pesar de que en ocasiones tu trabajo te ha imposibilitado acuidar a muchas clases e incluso que ha habido días que has acudido para sólo 15 minutos ; ¿nunca has pensado en abandonar la práctica del mismo?
No, porque disfruto entrenando ya sean 5 minutos o 2 horas; me hace sentir bien, me pone las pilas y me da mucha energía en mi vida diaria.
4)Qué aspiras a conseguir con la práctica del Hapkido?
Simplemente seguir entrenando cada día y llegar a aprender un poquito de todo lo que significa el Hapkido como Arte Marcial , como filosofía y forma de vida.

5)¿Qué te ha aportado el Hapkido a tu vida?
Muchas cosas; autoestima, serenidad , me ha ayudado a ser mejor persona y a entender que con esfuerzo se pueden conseguir y descubrir cosas que uno ni se hubiera imaginado.
6)¿A nivel práctico que opinas del Hapkido como sistema de defensa personal?
Que es muy bueno, porque es completo y accesible para cualquier persona independientemente de sus características físicas no hace falta ser un cinturón negro ni un super atleta para poder aplicarlo.

7)¿Alguna otra cosa que quieras añadir?

Que para mí el Hapkido es una forma de vida y el que tenga la oportunidad de conocerlo que intente aprovecharla porque enriquece mucho a la persona y te ayuda a ver la vida de una manera distinta y a respetar más a todo el mundo.